¿CÓMO PODEMOS MEJORAR NUESTRA SONRISA? Carillas vs coronas dentales

Hoy en día, además de la salud buco-dental, tener una sonrisa perfecta es una de las principales preocupaciones. Ya no es suficiente con tener una dentadura sana y funcional. También se busca corregir cualquier defecto bucal para tener una sonrisa de cine.

Existen una serie de posibles tratamientos que se pueden realizar para mejorar estéticamente nuestra sonrisa. Alguno de ellos son las carillas y las coronas o fundas dentales. A pesar de ser dos de las opciones más conocidas, suelen dar lugar a confusión porque, aparentemente, parecen realizar la misma función de reparación.

Carillas vs coronas dentales

Tanto las carillas como las coronas dentales son tratamientos muy utilizados para mejorar la apariencia de la sonrisa. Sin embargo, conviene explicar las principales características y diferencias de las carillas y las coronas.

La carilla dental es una lámina súper fina de porcelana o composite (resina), que se adhiere al diente mediante un adhesivo o un cemento especial de manera definitiva. Lo protege de manera parcial, cubriendo la parte frontal y colocándose por motivos únicamente estéticos. Además de mostrar una dentadura de color envidiable, permite seleccionar otros aspectos como el tamaño y la forma de las piezas dentales. Soluciona problemas como pequeñas roturas, ligeras desviaciones o manchas en los dientes y se realiza en los dientes anteriores (incisivos y caninos).

 

 

A diferencia de las coronas o fundas dentales, las carillas no son un método muy invasivo. No hace falta tallar todo el diente, sino realizar una mínima preparación de la cara externa (la superficie que se muestra al hablar o sonreír). Se realiza un tallado mínimo para compensar el grosor. A pesar de ser una lámina de porcelana resistente, son frágiles. Es mejor utilizarlas en casos en que no tengan que soportar cargas excesivas.

En cambio, las coronas son unas fundas con forma de diente (porcelana, porcelana y metal o solo metal) que se colocan sobre el diente natural del paciente cuando se ha realizado un proceso de restauración dental. Se recubre la totalidad del diente dañado o fracturado, que no ha podido ser reparado con un empaste. De esta manera, se recupera la forma, el tamaño y la funcionalidad de éste.

 

 

Las coronas dentales, tienen la ventaja de que pueden ser fijadas de manera provisional. El paciente puede probarlas durante un tiempo y después volver al dentista y fijarlas definitivamente. Necesitan siempre la preparación y tallado del diente a rehabilitar para reducir su tamaño y poder colocar la corona. Suele utilizarse para dientes de la zona posterior de la boca (premolares y molares). En ocasiones también se utilizan en la zona anterior.

Estas son las principales diferencias entre las carillas y las coronas dentales, pero resaltar que un tratamiento no excluye al otro. Aunque el resultado se valore en el conjunto de toda la dentadura, cada diente debe ser analizado individualmente para determinar la aplicación del tratamiento (ya sean coronas o carillas).

Siempre será el dentista quien decidirá sobre la mejor solución para el problema del paciente.  Valorará todas las posibilidades para obtener los mejores resultados.

Deja un comentario