¿QUÉ HACER ANTE UN FLEMÓN?

absceso dental (flemón) - Clínica Pfaff dentista en Barcelona

El flemón, también llamado absceso bucal, es una de las patologías odontológicas más comunes. Además, es una afección que resulta muy molesta y dolorosa. La primera vez que se tiene puede resultar muy preocupante ya que uno de los primeros síntomas es el hinchazón de la encía e incluso de parte de la cara.

Antes de comentar cuáles son sus causas, síntomas y posibles tratamientos, empecemos conociendo qué es.

Un flemón dental es una inflamación de la encía, producida por una infección bacteriana que se filtra hasta la raíz destruyendo esmalte y dentina. Como consecuencia, se crea un depósito de pus que inflama el tejido blando afectado. Según la gravedad, puede llegar a afectar a otras zonas que en un principio no relacionamos con la boca como la inflamación de los ganglios del cuello.

absceso dental (flemón)

Se suele dar en pacientes con caries bastante avanzadas o que padecen periodintitis.

¿CUÁLES SON LAS PRINCIPALES CAUSAS?

Una de las causas por las que generalmente puede aparece un flemón dental son las caries no tratadas. Si no son detectadas a tiempo pueden desencadenar una infección que destruye los tejidos blandos. Las cavidades producidas por la destrucción del tejido son las zonas que se inflaman cuando se llenan de pus.

También se puede dar como respuesta a cualquier enfermedad periodental que afecte a las encías. La gingivitis o periodintitis que no reciben el tratamiento adecuado pueden desencadenar un absceso bucal.

Los traumatismos en cualquier zona de la boca son otras de las causas más habituales. La fractura de un diente puede desencadenar una infección bacteriana que, si no se solventa rápidamente, puede llegar a la raíz de la pieza y originar esta molesta enfermedad.

Por último, las muelas del juicio que no terminan de salir. Si no se realiza una correcta limpieza del espacio posterior al último molar erupcionado, se puede generar acumulación de restos de comida y bacterias e infectarse produciendo un flemón.

¿QUÉ SÍNTOMAS PRESENTA?

Los síntomas que puede desencadenar un flemón pueden variar en función de la gravedad y de cómo reacciona el cuerpo de cada persona. El dolor intenso al masticar junto con la inflamación de la encía son los síntomas más habituales. Aún así pueden ir acompañados de:

· sensibilidad dental a los cambios bruscos de temperatura

· halitosis o mal sabor de boca (por la generación del pus en la boca)

· malestar general, fiebre

· dificultades o molestias al abrir la boca

A medida que avanza la infección, las molestias e inflamación pueden irradiarse hacia los ganglios del cuello, el oído u otras zonas bucales.

POSIBLES TRATAMIENTOS

En el caso de padecer algunos de los síntomas comentados anteriormente, es importante acudir lo antes posible al odontólogo. Una vez en la consulta, nuestro dentista podrá determinar cual es la causa del flemón y aplicar el tratamiento más adecuado para combatir la infección.

En la primera visita, nos recetarán antibióticos y antiinflamatorios para eliminar la infección. También nos calmarán los dolores y molestias causadas por el hinchazón. También, es muy probable que nos recomienden realizar enjuagues bucales con algún producto específico. No solo nos ayudarán a bajar la inflamación sino que favorecerán el drenaje del pus acumulado.

No siempre se puede tratar la causa que ha producido el flemón en la primera visita debido a la infección. En ocasiones hay que esperar a que el antibiótico haga efecto para poder realizar el tratamiento necesario en una segunda visita.

5 CONSECUENCIAS DEL USO DEL CHUPETE

Primera vista de un bebe - Clínica Pfaff dentista en Barcelona

Durante los primeros años de vida de nuestro bebé, en muchas ocasiones, el chupete pasa a ser nuestra salvación. Conseguimos que se calme, se relaje e incluso llegue a dormirse. Sin embargo, su excesivo uso puede tener efectos negativos en los más pequeños.

bebé con chupete

El hábito de succionar el chupete y el biberón, al igual que la succión del dedo, son llamados “hábitos de succión no nutritiva”. Hábitos considerados normales solo hasta cierta edad ya que son una función refleja e instintiva en el recién nacido.

El uso del chupete puede dar problemas como los siguientes:

1. Dificultades en el inicio de lactancia materna

El modo en el que el bebé tiene de succionar el pecho materno es muy distinto al de chupar una tetina. En el periodo en el que el bebé esta aprendiendo a mamar, ponerle en la boca una tetina ya sea de chupete o biberón, podría confundirlo y generarle el llamado síndrome de confusión del pezón. También podría interferir en la correcta administración de la leche materna ya que si el bebé satisface parte de su necesidad de succión con el chupete, estimulará el pezón materno durante menos tiempo.

Existen muchos modelos de tetinas y chupetes, algunas muy anatómicas, pero ninguna es igual al pecho de la madre. Por ello, no se recomienda el uso de chupetes en los bebés hasta que la lactancia materna esté bien establecida. Esto generalmente es a partir de los 15 días de vida aproximadamente.

2. Maloclusiones dentarias

Uno de los problemas más comunes del desarrollo buco-dental de los más pequeños, derivado del exceso del uso de chupete y biberón, es la mordida abierta y/o cruzada. Generalmente, hace que la mandíbula no crezca de manera correcta quedando más atrás de lo que debería y apreciándose un espacio aumentado entre los dientes de abajo y de arriba. La succión prolongada, también provoca un estrechamiento del paladar causando también mordida cruzada, que puede dar problemas importantes en el crecimiento del niño pudiendo crear asimetrías faciales si no se corrigen a tiempo.

maloclusión cruzadamaloclusión abierta

3. Infecciones del oído

Otra de las consecuencias, es la de respirar por la boca en vez de por la nariz. Esto puede traer un aumento de la posibilidad de sufrir una otitis o infección de oído. 

4. Infecciones de la boca

Los chupetes y tetinas, debemos lavarlos cuidadosamente ya que pueden ser fuente de infecciones para el bebé. Una de las más comunes, es la llamada “muguet” que genera placas blanquecinas en la boca.

Otra clase de infección son las caries. En algunos casos pueden ser muy agresivas y son producidas por el azúcar. Esto, ocurre únicamente  en los casos en los que se untan los chupetes con azúcar para calmar al niño. A este tipo de caries también se les llama “caries del biberón”. Son muy comunes en los niños que se duermen con el biberón y sin cepillarse los dientes. La lactosa, se mantiene durante horas en contacto con el diente y favorece el crecimiento de bacterias en los dientes de leche.

5. Dificultades en el habla

Otra de las consecuencias negativas más comunes que provoca el excesivo uso del chupete, es la de sufrir retrasos notables a la hora de hablar. La succión de la tetina impide que su lengua, por ejemplo, pueda realizar los movimientos naturales para poder pronunciar correctamente.

Hay que añadir, que el hecho de pasarse tanto tiempo con el chupete en la boca, hace que practiquen menos la capacidad de comunicarse. Impidiendo así, que el niño pueda expresarse mediante el balbuceo o la palabra, según sea la edad.

El proceso para el aprendizaje de la recolocación de la lengua, requiere la intervención de un logopeda.

 
 

Recomendación

Siempre y cuando el chupete sea eliminado antes de los 2 años y medio, en la mayoría de los casos, la maloclusión provocada será corregida por sí sola. En el caso de que nuestro hijo persista con el uso del chupete más allá de los dos años, deberemos consultar con un odontopediatra u ortodoncista para determinar cuál puede ser el mejor método o tratamiento para evitar problemas buco-dentales importantes en un futuro.