¿QUÉ DENTÍFRICO ES EL MÁS ADECUADO ?

Higiene y cuidado bucodental dentifrico - Clínica Pfaff dentista en Barcelona

En el cepillado de los dientes no solo debemos tener en cuenta la técnica y el tipo de cepillo sino también el dentífrico que utilicemos. Las pastas de dientes nos proporcionan grandes beneficios. Además de remover la placa bacteriana y eliminar las partículas de alimentos, nos ayudan a mantener el aliento fresco y agradable. Gracias a sus componentes, también nos permite prevenir las manchas en el esmalte de las piezas dentales.

dentífrico

Hoy en día, en el mercado podemos encontrar una amplia variedad de pastas de dientes. A pesar de que nos puedan parecer todas iguales, cubren distintas necesidades y están destinadas a solventar diferentes problemas buco-dentales.

¿Para qué sirve cada dentífrico?

· Dentífricos anti-caries:

Por su contenido en flúor, disminuyen la creación de placa bacteriana y por tanto el riesgo de formación de caries. También contribuyen a la remineralización dental y a reducir la sensibilidad. Están recomendados para cualquier tipo de paciente, particularmente niños y personas de edad avanzada.

· Dentífricos blanqueadores:

Este tipo de pastas no blanquean los dientes. Por sus componentes abrasivos y químicos facilitan la eliminación de las manchas superficiales en el esmalte producidas por ciertos alimentos o bebidas consumidos a lo largo del día. Sus resultados son a corto plazo pero pueden variar en función de la persona. Básicamente, están recomendadas para reforzar y mantener los efectos de un blanqueamiento profesional.

· Dentífricos anti-sarro:

El sarro únicamente puede ser eliminado con una limpieza bucal profesional. Sin embargo, contienen componentes para prevenir y retardar el proceso de calcificación de la placa bacteriana.

· Dentífricos para la hipersensibilidad:

La sensibilidad dental suele darse por la exposición de la dentina, la debilitación del esmalte o por otras patologías dentarías más graves. Una de las cosas que conseguiremos con su uso, es obstruir los poros que llegan al nervio reduciendo así el dolor producido por los cambios de temperatura. Debe utilizarse de forma continuada ya que sino desaparecen sus efectos.

· Dentífricos para problemas gingivales:

Sus componentes más habituales son la clorhexidina (puede llegar a teñir los dientes y las mucosas orales) y el triclosán y en algunos casos se utiliza la hexitidina. Ayudan a controlar la placa dental y a prevenir la infección de los tejidos de la encía. Estas pastas, deben ser prescritas por nuestro odontólogo. Se utilizan como parte del tratamiento para combatir la gingivitis o periodontitis (inflamación y sangrado de encías) por su acción antiinflamatoria y antibacteriana.

· Dentífricos para niños:

Al igual que los de los adultos, contienen flúor pero en una concentración inferior. No dañan su esmalte, previenen la formación de caries y fortalecen sus dientes. Suelen ser de sabores agradables pero no muy dulces para que no se habitúen.

¿Cómo escoger un dentífrico?

En el caso de tener una boca sana y no estar bajo ningún tratamiento, recomendamos utilizar una pasta con flúor. Estos dentífricos son muy generales y ayudan a fortalecer el esmalte y protegen de la erosión del esmalte.

A pesar de todo, es fundamental acudir a nuestro dentista. Conociendo nuestras necesidades, nos recomendará aquella que más se adecue a nuestra salud buco-dental. Como hemos comentado al principio, el dentífrico es parte de nuestra rutina de cepillado pero es importante complementarlo con el uso del hilo dental, así como acudir al odontólogo de forma regular.

TODO SOBRE LOS CEPILLOS DE DIENTES

Cepillos dentales - Clínica Pfaff dentista en Barcelona

Los cepillos de dientes son un instrumento para la higiene buco-dental que nos permiten limpiar los dientes, lengua y encías. Una buena técnica, la frecuencia y el tiempo de cepillado adecuados son la clave para eliminar la placa, evitar la acumulación de sarro y la aparición de caries.

chica cepillandose los dientes

Generalmente, los cepillos de dientes convencionales son de forma rectangular y con la cabeza del cepillo compuesta por cerdas perpendiculares que ayudan a limpiar las zonas difíciles de alcanzar. Pueden variar en tamaño, forma y textura, así como en longitud, dureza y disposición de cerdas. De esta manera, pueden cubrir las necesidades específicas de cada persona.

La primera división más general de los cepillos suele ser:

· Cepillos de cerdas duras: son cerdas más rígidas. Recomendadas para personas con buena salud bucal y sin problemas de sensibilidad. Es aconsejable no ejercer demasiada presión.

· Cepillos de cerdas blandas: son cerdas más suaves. Indicadas para pacientes que sufren gingivitis u otras dolencias dentales. No ejercen tanta presión sobre la superficie de los dientes y las encías.

¿Cepillos de dientes eléctricos o manuales?

Independientemente del cepillo que usemos, el principal problema con el que nos encontramos es que no dedicamos el tiempo suficiente a lavarnos los dientes. Suele ser una tarea que realizamos con prisa o sin la técnica adecuada. Es por ello, que la opción más recomendable, es la del cepillo eléctrico ya que sus prestaciones mejoran la funcionalidad del cepillo manual. Y más, para la gente que no logra realizar la tarea correctamente.

cepillos dentales

La principal ventaja de los cepillos de dientes eléctricos es que nos permite eliminar con más eficacia la placa bacteriana ya que realiza más movimientos por segundo y vibra a la vez. También, nos da mayor facilidad para acceder a los espacios interdentales. Y solo requiere un ligero movimiento con la mano debido a su movimiento horizontal y vertical o bien circular. Algunos de ellos disponen de sensor de presión que al apretar en un diente o encía el cabezal deja de moverse o nos avisa. Además, tiene cabezales intercambiables.

A pesar de no disponer de tantas facilidades, los cepillos de dientes manuales siguen siendo muy eficientes. Debemos escoger uno que se adapte al tamaño de nuestra mano y a ser posible, con cabezal con movilidad, que tenga diversidad de posiciones en las fibras del cepillo. En este caso, es fundamental aplicar la presión correcta y realizar la técnica recomendada. Inclinar el cepillo en un ángulo de 45° contra el borde de la encía y deslizarlo hacia abajo (repetirlo consecutivamente en cada diente). Cepillarnos suavemente la superficie de cada diente con movimientos cortos hacia adelante y hacia atrás. Cepillarnos delicadamente la lengua para eliminar las bacterias y refrescar el aliento.

técnica correcta cepillado dientes

Otros tipos…

Además de los cepillos convencionales y eléctricos podemos encontrar:

· Cepillos interproximales (cepillo en cuello de botella): son cepillos recomendados para limpiar los restos de comida y placa bacteriana en los pacientes con espacios interdentales más amplios. Existen de distintos tamaños y debemos elegir el que más se adapte a nuestro espacio interdentario.

· Cepillos periodontales: los utilizan las personas con enfermedades periodontales. Solo tienen dos tiras de cerdas con filamentos suaves y sirve para eliminar la placa bacteriana de debajo de las encías. Los adolescentes con ortodoncia también pueden utilizarlos. Les facilita la higiene oral y les ayuda a mantener una boca mucho más limpia y fresca.

· Cepillos infantiles: tienen la cabeza más pequeña, con cerdas mas suaves para evitar daños y un mango más largo.

 

Recomendaciones

– El cepillado debe ser suave ya que podemos crear recesiones gingivales.

  Debemos escoger el cepillo con la cerdas que más se adapten a la sensibilidad de nuestra boca. En el caso de ser muy duras podrían desgastar el esmalte de la pieza dental o la encía.

– El cepillo o cabezal debemos cambiarlo cada tres meses. Una vez transcurre este tiempo las  cerdas se han desgastado y dejan de ser tan efectivas. Por otro lado, a medida que lo usamos se acumulan bacterias que podrían crearnos enfermedades.

– Como siempre, es fundamental limpiarnos los dientes después de cada comida. Y para completar una buena higiene interdental, complementar el cepillado con el uso a diario de hilo dental (donde no llegan los cepillos convencionales).

BLANQUEAMIENTO DENTAL

Blanqueamiento dental - Clínica Pfaff dentista en Barcelona

La sonrisa es una de las primeras cosas en las que nos fijamos cuando conocemos a alguien. Se podría decir, que es parte fundamental de nuestra carta de presentación. Es por esto, que en el post de hoy, os queremos hablar sobre la estética dental mediante el blanqueamiento dental.

A pesar de que existe un componente genético importante que determina la tonalidad de nuestros dientes y a medida que envejecemos, los dientes se oscurecen, existen una serie de causas que favorecen el oscurecimiento del esmalte. Los alimentos con alto contenido en colorante o las bebidas como el vino tinto, el té y el café son algunos de los principales causantes de la aparición de las manchas en los dientes. También podemos destacar el tabaco o la falta de una correcta higiene dental diaria que oscurece en gran medida.

Por estos motivos, en los últimos años, ha incrementado la demanda de blanqueamientos dentales por parte de los pacientes para poder recuperar su sonrisa blanca y perfecta.

¿QUÉ ES EL BLANQUEAMIENTO DENTAL?

El blanqueamiento es un tratamiento odontológico estético, indoloro (en caso de no padecer hipersensibilidad), sencillo y muy eficaz. Sin dañar el esmalte, se consigue recuperar el tono original o bien, conseguir el tono más adecuado de los dientes del paciente. El resultado, unos dientes más blancos y brillantes.

¿EN QUÉ CONSISTE? ¿EXISTEN VARIOS TIPOS?

Hay diversos métodos para blanquear los dientes. Es necesario un diagnóstico previo, por parte de nuestro dentista, para conocer cual es el tipo de tratamiento más efectivo o adecuado para nuestros dientes.

·Blanqueamiento dental por foto-activación:

Es el tratamiento más avanzado y rápido de todos, y se lleva a cabo en una clínica dental profesional. Generalmente es suficiente con una sesión. En algunas ocasiones, se puede realizar un refuerzo en una segunda (en casos de esmaltes muy oscuros).

El procedimiento consiste en proteger las encías, para evitar que se lesionen y aplicar el gel blanqueante en las piezas dentales. A continuación, se aplica una luz LED que activa las moléculas del gel, intensificando sus resultados en un menor tiempo. Normalmente, la visita dura aproximadamente una hora. Es imprescindible haberse realizado una higiene dental profesional en los últimos días, para que el producto realice todo su efecto.

Para conseguir la máxima eficacia del tratamiento, es recomendable, evitar durante las 72h posteriores alimentos que puedan manchar los dientes. Impediremos que entren pigmentos antes de que el poro del esmalte se haya cerrado. Por ello, recomendamos que los pacientes tomen una dieta blanca los siguientes días al tratamiento.

·Blanqueamiento dental domiciliado:

Para este tratamiento es necesario realizar moldes de nuestros dientes y hacer unas férulas de plástico transparente. Sobre las que, posteriormente, aplicaremos el gel blanqueador. Una vez en casa, el paciente se coloca las férulas con el gel, durante el tiempo indicado por el dentista y dependiendo de la concentración del blanqueante. Este procedimiento no daña el esmalte. Únicamente puede ocasionarnos sensibilidad transitoria, que desaparece por completo una vez ha finalizado el tratamiento. Son fundamentales,  revisiones periódicas de control y supervisión por parte de nuestro odontólogo.

El blanqueamiento por férulas, puede combinarse con el tratamiento de foto-activación en clínica para lograr los mejores resultados y conseguir una mayor duración. También se puede realizar como tratamiento único cuando el resultado que se quiere obtener no es tan rápido.

·Blanqueamiento dental interno:

El tratamiento se realiza en varias sesiones en la clínica con un procedimiento indoloro que no necesita anestesia.

Está indicado para los pacientes a los que se les ha realizado una endodoncia y ese diente se ha oscurecido. Este tipo de blanqueamiento permite devolver la tonalidad del diente afectado. Solo es aplicable en dientes desvitalizados (dientes que ya no tienen nervio).

 

antes y después blanqueamiento

 

 

Para finalizar, es importante destacar que la duración del blanqueamiento dependerá del tipo de tratamiento recibido. Actualmente, hay muchos pacientes que nos pregunten sobre productos de venta en internet o centros que no tienen un control profesional para realizar este tipo de tratamientos. Suelen ser productos de muy baja concentración que no funcionan bien y terminan sin resultados, siendo muy peligrosos para la salud del paciente. Recomendamos que siempre que se realice un tratamiento de blanqueamiento sea en una clínica dental y tras un correcto diagnóstico y asesoramiento profesional.