VUELTA AL COLE, CON LA MEJOR SONRISA

Llegó septiembre y con él la vuelta al colegio y a la rutina. Un momento perfecto para retomar los buenos hábitos y entre ellos no olvidar nuestra salud bucodental ni la de los más pequeños. Durante las vacaciones nos relajamos y los más pequeños disfrutan entre helados, golosinas y más azúcar del habitual, esto puede pasar factura en su salud oral.

¡Llega el momento de retomar la rutina de higiene bucal! Aquí os dejamos algunos consejos.

Cepillado en familia

La limpieza de la boca debe hacerse todos los días, a ser posible después de todas las comidas hasta que el niño sea capaz de hacerlo solo. Incluso antes que aparezcan los primeros dientes la higiene bucal es necesaria.  Para eliminar las bacterias en las encías, utilizaremos una pequeña gasa empapada en agua. A partir del primer año ya podemos adquirir cepillos acordes a la edad del niño.  Recomendamos añadir algún tipo de divertimento para que el cepillado se convierta en una actividad familiar y divertida. Desde inventar canciones o historias hasta incorporar el cepillado en la ducha.

Cuidar la alimentación

Una buena alimentación en la infancia es clave para un buen desarrollo bucodental. A parte de moderar las golosinas y la bollería industrial, recomendamos fijarse en los ingredientes en el momento de hacer la compra y adquirir aquellos menos ricos en almidón y azúcares refinados para ayudar a combatir las caries y la acumulación de placa

Incorporar de manera habitual en la dieta de los más pequeños alimentos ricos en flúor, contribuye también a minimizar el riesgo de padecer caries. Algunos de ellos son: la zanahoria, el plátano, la manzana, las fresas o las uvas. Además, muchas frutas y hortalizas son ricas en fibra. Los alimentos ricos en fibra aumentan la salivación, que es una defensa natural contra las caries.

El calcio es otro componente fundamental ya que ayuda a la mineralización de los huesos de los maxilares y al desarrollo de unos dientes sanos. El fósforo también ayuda a constituir dientes y huesos, lo encontramos, por ejemplo, en los calabacines. La leche y todos sus derivados nos aportan el calcio en la alimentación además de muchos otros alimentos.

Acudir al odontopediatra

Visitar al odontopediatra al menos una vez al año, a partir que el niño tiene todos los dientes es la mejor manera para detectar posibles problemas y conseguir el mejor tratamiento. No solo debemos acudir a un profesional al detectar una caries en nuestros hijos, el odontopediatra puede recomendar los tratamientos más indicados para solucionar problemas de espacio, posición, mordida… No olvidemos la importancia de los dientes de leche, aunque pensemos que no son los definitivos una correcta prevención es esencial para asegurarnos que los futuros crezcan, sanos y fuertes.

Los especialistas en ortodoncia pueden aplicar tratamientos que mejoren el desarrollo de los huesos maxilares y de los dientes mediante aparatos dentales. Así, poder corregir rápidamente cualquier anomalía en el desarrollo óseo o dental del niño.

Con visitas regulares al odontopediatra y una buena rutina de higiene oral en casa, podremos mantener la boca de los más pequeños sana y que luzcan su mejor sonrisa para esta vuelta al cole y para siempre!

Deja un comentario