Blanqueamiento dental profesional, guía práctica

¿Te estás planteando hacer un blanqueamiento dental? ¿Te surgen dudas sobre el proceso o sobre qué clínica elegir? Hoy desde Clínica Pfaff queremos facilitarte un poco todo este proceso regalándote una guía práctica de información sobre el blanqueamiento dental. ¿Comenzamos?

¡No tan rápido! Antes de empezar cualquier blanqueamiento dental es muy importante realizar una higiene bucodental previa, así como una revisión previa mediante una ortopantomografía por parte de un profesional. Esta palabra tan difícil de pronunciar significa que antes de comenzar con el tratamiento blanqueante es apropiado realizarte además de la revisión una radiografía de tu boca para comprobar que todo está en orden allí donde los ojos del profesional no llegan a simple vista.

El proceso del blanqueamiento dental

Una vez asegurados de que tu boca está en perfectas condiciones, podemos comenzar con el tratamiento blanqueante. Lo más habitual es que este tratamiento se componga de dos procesos que se combinan y complementan entre sí. Un primer proceso es el que realizarás en la clínica dental. En esta parte inicial del procedimiento los especialistas en la clínica dental utilizarán un producto blanqueante de Peróxido de Hidrógeno a altas concentraciones que será activado con las luces LED. En esta sesión que dura aproximadamente 45 minutos se consigue un resultado muy satisfactorio y los dientes se ven mucho más blancos.

Por otra parte, el proceso del blanqueamiento dental también puede continuar en casa. Para ello, la clínica dental elaborará una férula dental específica para tus dientes y te proporcionará producto blanqueante para que, en casa, viertas un poquito de este producto sobre la férula dental y te lo pongas por las noches. La principal diferencia entre este producto blanqueante y el que has utilizado en la clínica junto con las luces LED es que se trata de Peróxido de Carbamida, un producto complementa el Peróxido de Hidrógeno aplicado en clínica consiguiendo un resultado espectacular. Este procedimiento dura aproximadamente un mes y se hacen revisiones semanales en clínica donde te proporcionan blanqueante para toda la semana.

Conviene destacar que también se pueden emplear otras técnicas de tratamiento blanqueante. Dependiendo el paciente y el tipo de coloración del esmalte se puede realizar una técnica más intensa con mayor sesiones de clínica o, al contrario, únicamente una sesión única de clínica sin necesidad de férulas en casa. Otros pacientes en cambio ya solo refuerzan tratamientos anteriores con blanqueantes en casa sin necesidad de pasar por la sesión de clínica. Cada esmalte es diferente y cada paciente requiere de un tratamiento específico para él.

Mitos sobre el blanqueamiento dental

Ya conoces cuál es el proceso habitual para realizar el blanqueamiento dental. Pero a pesar de ello, puede que tengas alguna idea equivocada, por lo que queremos aclarar algunos mitos sobre el blanqueamiento dental:
El primer mito sobre el blanqueamiento dental más difundido es que daña el esmalte. El objetivo del blanqueamiento es aclarar el color la dentina que se sitúa por debajo del esmalte y es lo que se vuelve de ese color amarillento pasado los años, sobre todo en fumadores o habituales del café u otros productos que amarillean nuestros dientes. El esmalte no se daña en ningún momento.

Otro de los errores difundidos sobre el blanqueamiento es que duele. Se trata de un tratamiento indoloro pero puede producir sensibilidad bucal en algún momento puntal que generalmente es totalmente transitoria. Si tienes sensibilidad dental es importante que consultes con tu dentista de confianza si este tratamiento te conviene. Este es uno de los motivos por el que es imprescindible contactar con profesionales de calidad, ya que si tienes sensibilidad dental elevada no conviene que realices este tratamiento. Acudiendo a clínicas lowcost podemos correr el riesgo de que prime la rentabilidad a nuestra salud bucodental.

También es importante que seas consciente de que no todas las manchas desaparecerán tras el blanqueamiento dental. Existen determinados tipos de manchas que precisen de otras técnicas estéticas para que desaparezcan como carillas o coronas dentales. Se convierte este en otro de los motivas importantes para acudir a profesionales que sepan lo que hacen y así no quedes insatisfecho con el tratamiento.
Si tienes alguna otra duda sobre el blanqueamiento dental pásate a hacernos una visita y estaremos encantados de ayudarte y aconsejarte.

Deja un comentario