LA HIGIENE ORAL DURANTE EL EMBARAZO

En el embarazo, más que nunca, es fundamental mantener una buena higiene oral. Durante este tiempo, muchas veces, la salud dental queda relegada a un segundo plano. Molestias, dolores o sangrados producidos por los cambios fisiológicos y hormonales, pueden desencadenar problemas más graves si no se controlan a tiempo.

Las afecciones más comunes a lo largo del embarazo son:

– Gingivitis y periodontitis

Durante el embarazo, la inflamación y enrojecimiento de las encías es más común. Este hecho se debe a los cambios hormonales que sufre el cuerpo. Estos cambios provocan el aumento de la permeabilidad de los vasos sanguíneos de la cavidad oral y disminuyen los niveles de defensas de la gestante, provocando que las encías se irriten con mayor facilidad y haya mayor riesgo de padecer infecciones como la gingivitis y la periodontitis.

En casos extremos, si la enfermedad periodontal se agrava y no es tratada a tiempo, puede provocar movilidad dentaría y hasta pérdida de piezas dentales.

– Caries y erosión del esmalte

Los cambios en la composición del Ph de la saliva y una mayor exposición de los ácidos que se producen en el estómago con las náuseas o al vomitar (primeros meses de gestación), dañan el esmalte de los dientes haciendo que se vuelvan más propensos a la formación de caries.

Por otro lado, en el tercer trimestre del embarazo, las ganas de comer durante todo el día o la ansiedad incrementan la ingesta de alimentos (tanto en cantidad como en frecuencia), aumentando la producción de placa dental y también el riesgo de sufrir periodontitis.

– Granuloma del embarazo

El granuloma del embarazo, es una lesión con forma de bulto que se inflama en la encía y sangra. Suele aparecer en el segundo trimestre y tiende a desaparecer de forma natural tras el parto.

Una buena higiene bucal en el embarazo: recomendaciones.

En el embarazo, tanto las encías como los dientes requieren de un cuidado especial. Es por ello que es recomendable cepillarse los dientes después de cada comida. En caso de no ser posible, por lo menos hacerlo 3 veces al día después del desayuno, comida y cena. En caso de inflamación de encías debe utilizarse un cepillo con cerdas suaves para no irritarlas. Un buen cepillado ayuda a reducir la acumulación de la placa dental, una de las principales causas de la gingivitis.

embarazada cepillándose los dientes

El uso del hilo dental es necesario para eliminar la placa que queda entre los dientes, prevenir la gingivitis y disminuir el sangrado de las encías.

El uso de enjuagues bucales son muy útiles en caso de tener nauseas o vómitos, para eliminar los ácidos, evitar la erosión en el esmalte y prevenir la halitosis.

En el embarazo es fundamental seguir una dieta saludable. Deben evitarse los dulces y bebidas azucaradas que aumentan el riesgo de caries y escoger alimentos nutritivos y sanos.

Acudir regularmente al dentista también es importante. Se recomienda visitarlo antes de quedarse embarazada para hacer una valoración del estado de la salud buco-dental. Realizar una higiene dental y valorar la necesidad de realizar tratamientos adicionales es  fundamental. Asimismo, es conveniente volver al dentista para que el odontólogo pueda comprobar que no hayan aparecido complicaciones durante el embarazo. Y en caso de ser así, poderlos detectar a tiempo. De lo contrario, habrá que acudir lo antes posible tras saber que se está gestando para evitar problemas durante los 9 meses.

embarazada clínica

En cuanto a los tratamientos, las embarazadas pueden someterse a casi todos en caso de necesitarlo. Pueden hacerse radiografías de piezas dentales y ortopantomografías, colocándose el delantal de radio-protección para evitar la radiación al feto. En caso de infección o intervención, pueden tomar antibióticos específicos para evitar cualquier riego para el bebé. Del mismo modo, pueden someterse a anestesia local, ya que tampoco va a resultar perjudicial para él.

 

El cuidado bucal durante el embarazo, mejorará la salud buco-dental de la mujer y también contribuirá a mejorar la salud de los hijos. De hecho, la patología periodontal puede convertirse en un problema serio durante el embarazo. Por ello, es fundamental: una dieta equilibrada, un cuidado dental regular y visitas al dentista.

Deja un comentario