5 CONSEJOS BÁSICOS PARA EL CUIDADO DIARIO BUCO-DENTAL

¿Caries? ¿Gingivitis? ¿Halitosis? Estas son algunas de las enfermedades que pueden indicar que no estamos manteniendo una buena higiene buco-dental. Como ya hemos comentado en alguno de nuestros posts anteriores, la buena salud bucal es importante para nuestro bienestar.

sonrisa perfecta

Para el correcto mantenimiento de nuestra boca, no es suficiente con establecer una rutina diaria si no aprendemos a limpiarla. Además de los dientes, es fundamental, limpiar el resto de estructuras que conforman la boca como encías, lengua y la zona interna de nuestras mejillas. De esta manera, evitaremos, entre otros, la acumulación de la placa bacteriana, que las bacterias dañen el esmalte de nuestros dientes, la formación de sarro y de caries.

Por esto, hoy os traemos cinco pautas y consejos para el cuidado preventivo diario que cada uno de nosotros podremos seguir para reducir significativamente el desarrollo de enfermedades y problemas buco-dentales y mantener así, una eficaz higiene bucal:

1. CEPILLARSE LOS DIENTES:

Como mínimo deberemos lavarnos los dientes dos veces al día. Una después del desayuno y la otra, después de haber cenado. La duración del cepillado suele ser entre 2 y 3 minutos y el movimiento debe ser de la encía hacía la parte exterior del diente, por la cara tanto externa como interna. Con el mismo cepillo, también podremos barrer la lengua, desde la zona más interna hacia la más externa. Así conseguiremos eliminar los restos de alimentos que puedan seguir quedando después del cepillado.

2. USAR HILO DENTAL:

Es necesario usarlo a lo largo de la semana para llegar a los espacios a los que no llega el cepillo y evitar que se conviertan en una fuente bacteriana. El momento idóneo para usarlo es antes de irte a dormir, ya que la ausencia de salivación durante la noche hace que nuestra boca quede más expuesta a agentes que puedan atacar el esmalte o provocar enfermedades.

3. COLUTORIO:

Una vez finalicemos el cepillado, podremos enjuagarnos con algún colutorio. Es recomendable hacerlo bajo recomendación de nuestro dentista.

4. UNA LIMPIEZA AL AÑO:

Recomendamos hacer, como mínimo, una limpieza bucal al año. Es necesario una limpieza más profunda para eliminar las manchas, la placa de nuestra boca y el sarro acumulado en la línea de la encía o en la base de los dientes. Así, prevendremos enfermedades periodontales que ocasionen movilidad y perdida de la pieza dental.

5. CONTROLAR LA ALIMENTACIÓN:

Llevar una dieta sana y equilibrada además de ser esencial para nuestra salud en general, también lo es para nuestra salud buco-dental. Ayuda a reforzar el sistema inmunológico de nuestra boca. Por esto, debemos controlar la ingesta de alimentos azucarados y de bebidas carbonatadas/ácidas que puedan dañar el esmalte de nuestros dientes. Además, el vino tinto y el café pueden producirnos manchas.

 

Por último, para mantener una correcta higiene, es recomendable que visitemos periódicamente a nuestro dentista. Podrá hacernos un diagnóstico de nuestro estado buco-dental y prevenir posibles problemas o detectarlos en sus fases iniciales.

Deja un comentario