Cómo afecta el tabaco en tu salud bucal

Uno de los hábitos más perniciosos para la salud es el tabaco. De hecho según Sanidad, en España mueren al año más de 50.000 personas a causa del tabaco. Cuando pensamos en los problemas derivados del tabaquismo nos vienen a la mente enfermedades respiratorias, pulmonares o cardiovasculares. Pero a veces nos olvidamos de cómo afecta a nuestra boca, la puerta de entrada de las miles de substancias tóxicas que lleva cada cigarrillo. A parte del efecto más peligroso a nivel oral que sería desarrollar un cáncer bucal, también hay diferentes problemas en nuestra cavidad oral derivados del consumo de tabaco.

blog-daños-del-tabaco-en-la-boca-y-dientes-halitosis

Manchas en los dientes

Las manchas amarillentas que produce el tabaco en nuestra dentadura son uno de los problemas estéticos más visibles. Os recomendamos leer nuestro último artículo para conocer los tratamientos para eliminarlas.

Manchas en las encías

Fumar o mascar tabaco también causa manchas en las encías, se conocen como melanosis. Son unas manchas marrones ubicadas normalmente en las encías inferiores pero también pueden aparecer en mejillas o paladar y afectan al 30% de los fumadores. La melanosis del fumador la provocan algunos componentes del tabaco que estimulan las células encargadas de producir melanina, los melanocitos.  Por ello el color de nuestras mucosas se ve afectado.

La melanosis es benigna y no es dolorosa. Pero siempre es necesario un examen médico para descartar otras posibles patologías más severas. Estas manchas se pueden eliminar mediante tratamientos. Pero lo más recomendable es dejar de fumar ya que sin tabaco desaparecen solas.

Halitosis

A parte del olor a tabaco, los cigarrillos provocan sequedad e irritación de las mucosas de la boca y de las vías respiratorias, por lo que no existe una correcta oxigenación. Unido al alquitrán, la nicotina y a otros aditivos del tabaco propician la mala higiene oral y por tanto el mal aliento. Puede que el mismo fumador no sea consciente de este olor, aunque sí que le afecta al verse alterado su sentido del olfato o del gusto y no poder disfrutar del sabor de la comida ni de los olores como un no fumador. Te recomendamos la lectura de cómo combatir la halitosis.

Periodontitis

Estos efectos más visibles, como las manchas o la halitosis, son las consecuencias más leves derivadas del consumo de tabaco. Los problemas más severos pueden no detectarse a simple vista. Se calcula que entre el 30% y 40% de periodontitis crónica se atribuye como causa directa al tabaco. Esta enfermedad en las encías puede conllevar la pérdida de hueso y piezas dentales. El consumo de tabaco, igual que el “vapeo”, altera la flora bacteriana y propicia la alteración microbiana, lo que se traduce en un aumento del riesgo a desarrollar periodontitis y sarro. Además puede ser más complicado detectar la enfermedad, ya que el tabaco reduce el riego sanguíneo de las encías lo que conduce a que se muestran con un color más pálido del que deberían tener. El tratamiento para combatir las enfermedades en las encías también suele ser más complicado en las personas fumadoras, debido a que el sistema inmunológico de la cavidad oral se ve afectado por el tabaco.

Bajo índice de éxito en tratamientos

Como ya hemos comentado anteriormente el tabaco limita el crecimiento de los vasos sanguíneos por lo que retrasa la cicatrización no solo de cualquier lesión en las encías sino de cualquier tipo de cirugía bucal. Dificulta la curación de las heridas y disminuye el riego sanguíneo en las encías, por ello es más probable que sufran infecciones y se reduzca la capacidad de regeneración de los tejidos. Incluso los implantes pueden no ser una solución en personas fumadoras. Las dificultades para que se unan al hueso pueden ser mayores que en personas no fumadoras debido a la debilitación de la mandíbula o los dientes adyacentes.

Propensión a la aparición de caries

La disminución en la secreción de saliva y la alteración en la flora bacteriana que produce encender un cigarrillo también influye en la aparición de caries.

Recomendaciones a seguir en casa y en el dentista

Mantener unos buenos hábitos de higiene bucal ayudarán a prevenir enfermedades. Pero la boca seguirá siendo el principal canal de entrada del humo, por ello recomendamos a las personas fumadoras acudir con más regularidad al dentista.  Los profesionales podrán examinar su salud dental y actuar lo antes posible ante cualquier indicio. En la clínica podrán realizarle limpiezas bucodentales profesionales que ayudarán a mitigar los efectos nocivos del tabaco en su boca.  La mejor opción para su salud en general y bucal será sin duda dejar de fumar, mientras tanto le aconsejamos que visite con regularidad a su dentista.

Solicita información y resolveremos todas tus dudas

Solicita información o una primera visita informativa sin coste para que podamos valorar su caso y dar respuestas a todas tus dudas.

He leído y acepto la Política de Privacidad
Doy mi consentimiento a CLÍNICA PFAFF para el envío de novedades y promociones de sus tratamientos.